El pasado 12 de febrero falleció Rupert Neve, diseñador y fabricante de equipos profesionales de audio. A lo largo de su trayectoria obtuvo 16 premios TEC y un Grammy Technical Award.

Rupert nació en 1926 en el Reino Unido y permaneció gran parte de su infancia en Argentina, en ese país empezó su inquietud por el audio y la electrónica. A su regreso a Inglaterra montó un estudio móvil con el que grababa coros, óperas y otros eventos.

La primera empresa que creó se dedicaba a los altavoces y amplificadores hifi, pero en 1960 construyó una mesa de mezclas para el compositor de música Desmond Leslie. Desde ese momento inició su interés por la fabricación de equipos para estudios de grabación, de esta manera nació Neve Electronics en 1961.  Durante años sus equipos fueron reconocidos en la industria por su excelente calidad.

En 1985, el ingeniero de grabación y productor musical George Martin, le solicitó a Rupert Neve el diseño de una consola sin pensar en el costo y pidió que su diseño electrónico no comprometiera la calidad de captación del micrófono. De esta manera, Neve diseñó lo que sería la Consola Focusrite. Estos primeros sistemas estuvieron destinados a ser usados en el estudio de Martin en la Isla De Monserrat (Caribe). El esfuerzo de Rupert Neve en este diseño se concentró en la etapa de preamplificación y ecualización del canal de la consola, dando como resultado uno de los mejores sonidos en consolas para estudios de grabación.

Al poco tiempo, el cofundador de Soundcraft: Phill Dudderidge, se había retirado de esta compañía y decidió invertir su capital en el reciente producto de Neve, creando Focusrite LTD. Uno de sus iniciales movimientos fue extraer del diseño de la consola, el canal de preamplificador, saliendo al mercado el primer equipo de Rack de Focusrite, el ISA 110 Channel Strip, basado en el diseño original de Rupert Neve, que se conserva hasta hoy.

A pesar de su ausencia, seguiremos oyendo su sonido a través de la impedancia del tiempo en el legado que nos deja para hacernos sonar bien.